• English
  • Español
  • Français
  • Svenska
  • Dansk
  • Nederlands

La Marina

La Marina es un pequeño pueblo costero en la Costa Blanca, ubicado entre Santa Pola y Alicante al norte, Guardamar y Torrevieja al sur y cuenta con un paisaje costero excepcionalmente atractivo para los turistas.

El entorno natural combina grandes extensiones de playa con espectaculares dunas onduladas; las condiciones son perfectas para la abundancia de flora y fauna extrañas que existen aquí en abundancia. El área es un paraíso para los amantes de la naturaleza.

La playa de arena de La Marina se extiende a unos 17 kilómetros de Santa Pola a Torrevieja.

La Marina ha desarrollado su propio encanto y en verano vibra con vida. Durante agosto, muchas familias españolas pasan sus vacaciones aquí con reuniones de picnic en el bosque de pinos cerca de la playa.

El pueblo tiene una variedad de tiendas, bares, bancos, etc. y tiene un servicio regular de autobuses tanto hacia el norte y como hacia el sur a lo largo de la costa, además la localidad goza de interesantes pasatiempos nocturnos que incluyen fiestas de espuma y bares que ofrecen música en vivo.

Tanto en la localidad de La Marina como en los municipios de los alrededores se llevan a cabo actividades deportivas de diversa índole así como también actividades de ocio. Puede alquilar bicicletas, jugar al minigolf, tomar un curso de buceo, caminar por las dunas o las salinas o simplemente disfrutar del campo y el entorno natural de la zona. Excursiones a caballo, alquiler de quad y vuelos en globo también están disponibles.

También hay un mercado semanal en La Marina y en la mayoría de las ciudades y pueblos de los alrededores.

A tan sólo unos minutos en coche podrá acceder  a ciudades próximas como Torrevieja, Alicante y Murcia y los pueblos de San Fulgencio, La Marina-Pueblo, Rojales, Almoradí, Crevillente, Dolores y Catral, los cuales merecen una visita, ya que son todas ellas encantadoras localidades históricas que además ofrecen un entorno rural de extraordinaria belleza gracias a sus caminos rurales y campos de naranjos y limoneros.

La Costa Blanca goza de un clima mediterráneo típico, con brisas marinas frescas en verano, con un promedio de casi 3.000 horas de sol al año y una temperatura promedio que excede fácilmente los 20 grados.

En 1986, la Organización Mundial de la Salud recomendó el clima de la zona como uno de los más equitativos del mundo, ni demasiado caluroso en verano ni demasiado frío en invierno. En promedio, puede presumir de 325 días soleados cada año, por lo que es un destino ideal durante todo el año.